Personas Mayores: Los Riesgos que Trae el Frío, VIDEO

Publicado en: BLOG | 0

Personas Mayores : Los riesgos que trae el frío

LA SALUD ES LO PRIMERO
Blog de idcsalud sobre sanidad, medicina y hábitos de vida saludable. www.idcsalud.es

El geriatra Francisco José Soria Perdomo explica cómo prevenir hipotermias, lesiones en la piel o intoxicaciones en ancianos

Frio y Personas Mayores

El frío es un importante factor de riesgo para la salud de las personas mayores. La llegada de las bajas temperaturas puede generar diversos cuadros clínicos en los ancianos que es necesario prevenir y, llegado el caso, tratar de forma adecuada para evitar males mayores.

Hipotermia, lesiones por frío en la piel y hasta las caídas son más prevalentes en esta época. A todo ello se suma la mayor incidencia de afecciones respiratorias, lo que nos recuerda la necesidad de acudir a las campañas de vacunación contra la gripe, que se inicia en estos días.

Hablamos de todo ello con el Dr. Francisco José Soria Perdomo, geriatra de idcsalud Hospital Sur de Alcorcón y del Hospital Universitario Infanta Elena de Valdemoro (ambos en Madrid), que explica cómo podemos prevenir y detectar los problemas asociados al frío entre la población mayor.

SONY DSC

¿Cómo reconocemos una situación de hipotermia y cómo debemos actuar?

La hipotermia es la disminución de la temperatura corporal normal, que oscila entre 35.5 y 36.5 º. En momentos de frío extremo debemos vigilar los síntomas de una posible hipotermia:

  • Temblores.
  • Escalofríos.
  • Disminución de la frecuencia cardíaca (normalmente tenemos entre 60 y 100 latidos por minuto).
    Frecuencia respiratoria baja (menos de 12-14 respiraciones en un minuto nos harán pensar que puede haber un problema de salud).
  • Signos de torpeza motora sobrevenidos.
  • Para prevenirlo, debemos resguardarnos dentro de nuestros domicilios evitando salir a la calle en épocas de frio más extremo.
  • Debemos usar vestuario apropiado y disponerlo en varias “capas”, lo que incrementa el aislamiento del frío de la ropa de abrigo.

No debemos olvidar que de la época invernal también conlleva un riesgo de deshidratación por la baja ingesta de líquidos unida a los tratamientos diuréticos. Se recomienda por tanto asegurar la hidratación con sopas, caldos y otros líquidos calientes más apetecibles en días de frío.

¿Qué son las lesiones de la piel por el frio?

Cuando las temperaturas se sitúan por debajo del rango de entre 0 y -10 grados centígrados, se produce una contracción de la circulación sanguínea y, por tanto, un riesgo de pérdida de tejido vivo en extremidades o rostro.

La Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) publica en su página web el decálogo de medidas a realizar para el cuidado de piel en invierno, entre las cuales podemos destacar:

Prevenir y combatir la deshidratación acentuada por el frío: hay que elegir una buena crema hidratante y para ello deben llevar componentes “humectantes”, que atraigan el agua dentro de la piel, y componentes con efecto oclusivo, que sirven de barrera para impedir la pérdida de agua epidérmica.
Protección solar: no olvidando que debemos recurrir a protección solar aunque nos encontremos a bajas temperaturas.
Disminuir la ingestión de alcohol y el consumo de tabaco pues, junto con el frío, disminuyen la vascularización cutánea, con lo que aumentan las rojeces y la deshidratación.

 

SONY DSC

 

¿Se producen más caídas cuando hace frío?

En estudios realizados en distintos lugares del mundo con variaciones estacionales se aprecia aumento de caídas en el invierno. Hay que tener en cuenta que las circunstancias ambientales pueden representar hasta el 50 % de los factores de riesgo de caídas en los mayores.

Para evitarlo, es recomendable usar siempre calzado antideslizante adecuado y caminar acompañado si tiene inestabilidad . Si usa bastón, hay que elegir siempre uno que tenga una superficie de goma para mejor adherencia.

Y no olvidar que no se debe caminar con miedo, sino con precaución.

¿Cómo se manifiesta una intoxicación por monóxido de carbono?

Cada año en España, y coincidiendo sobre todo con la bajada de las temperaturas, los servicios de urgencias atienden un mínimo de 2.000 personas intoxicadas por monóxido de carbono, de las cuales fallecen entre 50 y 100. El 75 % de las muertes se produce en el propio lugar del suceso, según datos de diversos estudios.

El monóxido de carbono se produce por una combustión incompleta de los hidrocarburos. El uso de combustibles en el domicilio, ya sea para calentar el ambiente o para generadores eléctricos, pueden generar situaciones potencialmente graves, sobre todo si la ventilación es deficiente.

La intoxicación por monóxido de carbono puede mostrar síntomas como dolor de cabeza, nauseas, vómitos, mareo, cansancio o dificultad para la movilización. En los casos más graves se puede producir la muerte.

estufa

¿Qué precauciones debamos adoptar para evitarlas?

Para prevenir dicha intoxicación ha de realizarse un seguimiento exhaustivo de las instalaciones de calefacción. Si se usa algún combustible debe garantizarse que haya buena ventilación, vigilando que las rejillas de ventilación estén siempre libres de cualquier obstrucción.

Otras recomendaciones importantes son no utilizar hornillas ni hornos de la cocina para calentar el ambiente; encender y apagar los braseros y estufas fuera de la casa; vigilar que la llama de calentadores y cocinas sea de color azul uniforme; y apagar las llamas y las brasas de hogares a leña o braseros antes de irse a la cama.

En cuanto al riesgo de incendio en el domicilio, es esencial que los calentadores (en especial los braseros tradicionales) estén alejados de superficies potencialmente susceptibles de arder, y disponer de extintores a mano.

Y como siempre recomendamos, ante cualquier duda o para ampliar información, consulta con tu médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *