Incontinencia en el Alzhéimer, ¿Qué Podemos Hacer al Respecto?

Publicado en: BLOG | 0

Incontinence

Incontinencia en el alzhéimer, ¿qué podemos hacer al respecto?

Incontinencia en el alzhéimer: Muchas personas con alzhéimer experimentan incontinencia. Con estos trucos, podrás ver mejorar el problema.

incontinencia trucos 3922

La pérdida de control de los esfínteres es algo común entre las personas que padecen alzhéimer en una fase relativamente avanzada.

 

No existe una sola explicación para esto: la incapacidad para reconocer impulsos naturales como la necesidad de orinar o defecar, la falta de memoria que impide recordar donde está el baño o los efectos secundarios de ciertos medicamentos pueden causar incontinencia.

 

Por otra parte, ciertas condiciones médicas como la infección urinaria, los problemas de próstata, la diabetes o un ictus pueden hacer que también se sufran complicaciones a la hora de controlar los esfínteres.

Con el fin de hacer lo más pequeño posible este problema, te traemos algunos consejos.

IncontinenceHaz que el baño sea fácilmente reconocible y evita cualquier obstáculo en el camino.

Trata de que haya iluminación suficiente para que la persona pueda encontrar el aseo sin problemas.

Otras cosas que pueden ayudar a facilitar su uso son: mantener la puerta abierta, colocar una señal o dibujo en esta, pintarla de un color diferente al de la pared y dejar subida la tapa del inodoro.

Una vez en el baño, permítele su tiempo e intimidad para hacer sus necesidades.

Encárgate de que la ropa de la persona sea cómoda, práctica y fácil de quitar.

De esta forma, te asegurarás que no tendrá problemas a la hora de desabrocharse para utilizar el baño.

Haz que la persona se mantenga hidratada tomando suficientes líquidos.

Una de las causas de la incontinencia urinaria se encuentra en la infección urinaria, la cual, a su vez, puede ser provocada por la deshidratación.

Estate muy atento a las pequeñas señales que podrían indicar que la persona necesita ir al baño.

Puede ser que la encuentres impaciente, que haga ruidos o que se pasee de un lado a otro con desasosiego.

Cuando consideres que podría necesitar ir al baño, motívale cariñosamente para que lo haga.

Intenta establecer un horario para ir al baño.

Puedes, por ejemplo, ayudar a tu familiar a ir a primera hora de la mañana, cada dos horas durante el día, inmediatamente después de comer y justo antes de acostarse.

Cada persona tiene su rutina: observa y reconoce la suya y recuérdale que puede usar el baño justo antes de su hora habitual.

Identifica las horas a las que suelen ocurrir los incidentes relacionados con la incontinencia

Y trata de que la persona vaya al baño antes.

Asegúrate de que tu familiar ha realmente orinado o defecado después de usar el baño.

Ayúdale a limpiarse y mantén hidratadas sus zonas íntimas.

Limita su consumo de líquidos tras la cena

Y no le permitas tomar bebidas como refrescos, café o té que estimulan la vejiga.

En fases muy avanzadas, puedes considerar el uso de pañales para adultos

Y productos protectores sobre la cama, como sábanas de plástico o forros para la incontinencia.

 

Si tu familiar está empezando a sufrir problemas de incontinencia, es importante que acudas al médico para descubrir si la causa de esta es médica y si requiere de un tratamiento.

Tras esto, te animamos a que pongas en práctica nuestras pautas y que busques los trucos que a ti personalmente te funcionan.

Incontinence

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *